Pol futuru de les cuenques

Más reciente

EspecuLangreo le pagará a Duro 1000000 de euros

952.074,74 euros pagará el Ayuntamiento de Langreo a Duro Felguera por los Talleres del Conde. La única buena noticia es que no le han pagado los 6 millones de Euros que pedía la empresa. La mala es que hemos perdido otra oportunidad para pararle los pies al cacique local.

Nuestra querida Alcaldesa, siempre tan criticada por su postura titubeante ante los desmanes de Duro, intenta desde hace un tiempo lavar su imagen pública con este asunto. Una Alcaldesa de pueblo, sometida al partido, al cacique y al Principado, a todo el mundo excepto a sus ciudadanos. Su imagen estaba cada día más denostada y alguien imaginó que plantando cara a Duro Felguera le podrían lavar la cara.

Y entonces comenzó este tira y afloja entre la corporación municipal y el cacique local por el precio de los terrenos, abandonados desde hace 30 años, contaminados por la actividad industrial, encorsetados por el río a un lado y las vías del tren al otro, sin acceso rodado y pegados a Felguera Melt, un mal vecino industrial para el “recinto ferial”.

A Estherina no le salían las cuentas, 6 millones de Euros era un precio desorbitado y optó por la expropiación, lo que para el espectador poco informado puede suponer una postura de fuerza por parte de nuestros gobernantes. Hubo quién, como Pedro Leal, concejal del PP, acusó a la Alcaldesa de ser responsable del conflicto de Barros por oponerse a Duro en los asuntos inmobiliarios. Este señor, que aspira a ser Alcalde de Langreo, cree que la mejor manera de mantener los empleos de Duro Felguera es prestarse a todos los pelotazos que al cacique se le antojen. Peligroso cuando algunas de las propiedades más golosas del concejo siguen en poder de Duro.

La expropiación, si bien es menos hiriente que la última oferta de Duro (3 millones), no deja de ser un verdadero despilfarro de dinero público. Ese terreno, en condiciones penosas y con la coyuntura económica actual, no vale ni la mitad de lo que vamos a pagar. Desde nuestro punto de vista la compra por parte del Ayuntamiento pone en serio peligro la continuidad de los puestos de trabajo en Felguera Melt, revaloriza los terrenos aledaños dando paso al próximo pelotazo. Esta parcela es a día de hoy el único acceso rodado al futuro recinto ferial y es evidente que Duro no va a permitir que la maquinaria pase por sus terrenos. ¿Por dónde entrarán las máquinas a trabajar? ¿Por el paseo peatonal? Quizás el recinto ferial no sea nunca una realidad mientras Felguera Melt siga dónde está.

Una permuta, canjeando los terrenos abandonados en zona urbana por parcelas en los polígonos industriales del concejo, hubiera supuesto una defensa real de los puestos de trabajo en el Valle del Nalón. Ahora, con Barros pendiendo de un hilo y esta amenaza sobre Felguera Melt, pocas esperanzas tienen quienes pretendan jubilarse trabajando en Duro Felguera y en la Cuenca del Nalón.

Sin despidos tampoco hay futuro

Tira cómica de La Nueva España

“Es injusto que una generación sea comprometida por la precedente. Hay que encontrar un medio que preserve a las venideras de la avaricia o inhabilidad de las presentes.”

Napoleón I

“…avaricia o inhabilidad”, dos cuestiones que por una u otra razón han marcado el devenir de la Cuenca del Nalón en los últimos años. Mucho se ha discutido sobre el desmantelamiento de la minería en Asturias, muchos han sido quienes acusaron a los prejubilados de HUNOSA de hipotecar el futuro de sus hijos al aceptar el cierre de los pozos. Los defensores del acuerdo sindical que liquidó miles de puestos de trabajo nos garantizaron que con los fondos mineros los recuperaríamos, cambiaríamos “el carbón por el ratón”. Mientras tanto, padres e hijos vivirían de la jugosa prejubilación del minero. Un acuerdo “perfecto”, salvo porque sólo se cumplió la liquidación de las plantillas a cambio de una buena suma de dinero público, de la reactivación sólo tuvimos noticias por compañías como Alas Aluminium o Venturo, gigantes con pies de barro que recibieron millones de euros en subvenciones y que ahora se han desmoronado.

En el origen de todo este embrollo, y para variar, está Duro Felguera, quién a finales de los años 60 se desvinculó totalmente de sus minas que se habían convertido en deficitarias, dejando el paquete en manos del Estado. Durante toda su historia Duro se ha distinguido por su capacidad para aprovecharse del dinero público para su beneficio privado, se aprovechó, por poner un ejemplo, de los fondos mineros en el año 99 para crear los puestos de trabajo que ahora quiere destruir. No es todo, cientos de jóvenes pasaron por los talleres de Barros para hacer cursillos de formación, Duro cobró un dineral por “formarles” mientras los cursillistas, sin ver un Duro, desarrollaban labores de producción, un negocio redondo. Un puñado de ellos tuvieron la suerte de acceder a un contrato temporal (subvencionado claro), pero sólo unos pocos pudieron mantenerse en la empresa durante estos años. Si se calculase lo que le ha costado a los Asturianos cada uno de los puestos de trabajo subvencionados a Duro Felguera en los últimos años, el desfalco monumental reduciría el “caso Riopedre” a calderilla. Y hoy, con su despotismo habitual, Duro pretende aprovecharse del dinero público para liquidar esos puestos de trabajo creados con dinero público. ¿Paradójico? NO, histórico, es la seña de identidad de esta empresa y siempre encuentra políticos dispuestos a facilitárselo.

Y lo consiguen, CCOO y UGT no han tardado mucho en doblar el espinazo a cambio de unas cuantas prejubilaciones y pensiones que dejan a esos mismos jóvenes, cuyos contratos pagaron los fondos mineros,  al borde del precipicio. 68 trabajadores votaron a favor y 33 en contra de liquidar la plantilla de forma “no traumática”. Se acabo lo que se daba, Barros es prácticamente indefendible con 69 trabajadores (incluyendo esquiroles y directivos). Dicen los sindicatos que han escogido el mal menor, que lo contrario era el abismo, la miseria, el paro y la exclusión social… y aun así 33 trabajadores, mayoritariamente jóvenes (31) que permanecerán en la empresa, eligieron el infierno.

Se trataba de elegir, según CCOO y UGT, entre el infierno para todos o sólo para la gente joven, para el futuro. Y las burocracias sindicales lo tuvieron claro, el paraíso para unos y el infierno para los demás. Ahora 9 trabajadores serán trasladados en unas condiciones lamentables (si las comparamos con las pensiones y las prejubilaciones negociadas) y todo parece indicar que se trata de una lista negra de trabajadores incómodos a los que se dará a elegir entre trabajar como y donde Duro Felguera decida o un despido con 60 días por año como indemnización. Si no aceptan el chantaje serán ellos mismos los que se despidan y así CCOO y UGT podrán dar rienda suelta a su hipocresía diciendo que no ha habido ningún despido. El resto permanecerá en Barros el tiempo que Duro Felguera considere necesario y en las condiciones que se le antojen. La realidad es que le han dado la puntilla al Taller de Barros a cambio de unas cuantas monedas de oro.

El futuro nos lo han robado, quizás consigamos una rendición digna, un traslado en mejores condiciones o una buena indemnización, pero defender Barros se ha convertido en una misión casi imposible para los trabajadores que se quedan. ¿Hay alguna posibilidad? Por supuesto, movilizar al Valle del Nalón para que le reclame a Duro Felguera sólo una pequeña parte de lo que esta empresa caciquil le debe. Precisamente lo que deberían haber hecho CCOO y UGT mientras perdían el culo por negociar su rendición.

Pero, ¿quién nos seguirá ahora cuando, en nombre del futuro de las Cuencas y del trabajo para todos en Asturias, se han negociado salidas pactadas para unos pocos?

Sección Sindical de la Corriente Sindical de Izquierda en el Taller de Barros

VALORACIÓN PROVISIONAL DEL ACUERDO Sección Sindical de CSI en el Taller de Barros

Barros, 4 de marzo de 2011                                                csibarros@gmail.com

Tras la Asamblea realizada en el Taller de Barros el día 4 de Marzo, con los escasos datos que nos ha proporcionado el Comité de empresa sobre el acuerdo alcanzado con Duro Felguera para la reducción decisiva de la plantilla, la Sección Sindical de la Corriente Sindical de Izquierda manifiesta lo siguiente:

Qué, a la espera de conocer con detalle el acuerdo, ya podemos afirmar que supone una derrota total para la clase trabajadora, un descalabro sindical de magnitudes desconocidas en la historia reciente de Duro Felguera. Un acuerdo que divide a los trabajadores entre beneficiados (prejubilados y pensionados), y perjudicados (los que permanecen en la empresa y los trasladados).

Consideramos que se han priorizado las salidas pactadas frente al futuro del Taller, toda la capacidad negociadora de CCOO y UGT parece haber sido enfocada hacia las prejubilaciones y las pensiones, dejando, por el camino, a 9 trabajadores que serán trasladados forzosamente y con una compensación irrisoria, o despedidos en caso de no aceptar el traslado. Para los que se quedan, el futuro del Taller no está ni mucho menos garantizado, ni siquiera se ha conseguido arreglar el convenio y el Plan de Viabilidad es hoy, más que nunca, una triste quimera.

Esta Sección Sindical se ha opuesto en todo momento a la destrucción de empleo en Barros por considerar que este Taller ya está muy por debajo de su capacidad generadora de puestos de trabajo, sin embargo, con este acuerdo, es algo más que el empleo lo que se destruye. Se ha roto el principio de solidaridad entre trabajadores que había reinado en los últimos años en Barros, rompiéndose a su vez las esperanzas de los más jóvenes de labrarse un futuro en el Valle del Nalón.  Tras este mazazo a las aspiraciones de los trabajadores, podemos decir que CCOO y UGT han tirado por la borda toda una tradición de lucha por la defensa de los puestos de trabajo en el Taller de Barros.

Próximamente, en cuanto tengamos acceso al texto definitivo, procederemos a realizar una valoración más detallada de la repercusión de este acuerdo en el futuro del Taller.

Atentamente,

Sección Sindical de la Corriente Sindical de Izquierda en el Taller de Barros

Chiringuito ALAS

Alas Aluminium SOLUCION
¡¡¡6 años esperando por un planteamiento serio de empresa!!¡

lunes 14 de marzo de 2011

¡6 años de tongo!
Han pasado 6 años desde que los primeros trabajadores de Alas pisaron la nave y tras ellos varias decenas más durante los meses de estreno en las recién inauguradas instalaciones. Iban con los deberes hechos, con sus cursos, mucha ilusión y sobre todo ganas de trabajar. En total unos 270 trabajadores y los que se quedaron por el camino.

Leer artículo completo en Chiringuito ALAS

Comentario de M. S. Terán a “Sin despidos tampoco hay futuro”

Así es, estamos al final de un proceso iniciado a finales de los 80 y principio de los 90. Si Asturias es un experimento, las Cuencas, y en especial la de Langreo es el laboratorio. En ésta cuenca, políticos del PSOE y en especial algúnos sindicalistas, han preferido la idea de Luis XIV – el estado soy yo- y “el que venga detrás que arree”, olvidandose de todo el legado que sus antepasados pusieron en sus manos y a su disposición. Mejor hubieran aprendido algo de los nativos americanos, que para más inri y/o gloria eran indios – la tierra no la hemos heredado de nuestros padres, se la hemos tomado prestada a nuestros hijos-. El caso es que su política y sus pactos han hipotecado las Cuencas y lo peor de todo el futuro de los jóvenes y la generaciones venideras. Así se destruye todo un capital de trabajo, lucha y dignidad centenarios. Por mucho que quieran borrar huellas y revisar los escritos, la historia los condenará sin duda.

Pero no todo está ya dicho o perdido. Así sucedió en la Cuenca y volverá a suceder. La Cuenca y sus gentes tienen algo especial, un algo que les hace ver lo autentico, y lo autentico no se dice, es y se hace. La Cuenca salió del hambre y de la miseria, con trabajo y lucha y por ello es capaz de identificar lo autentico cuando es.

Todavía hoy, dieciocho años después, se me pone la carne de gallina. Estabamos preparando la caja de resistencia, el cura de Barros se ofreció para que en el pueblo hiciesemos actos populares y una espicha con donaciones. Allí se presentó ella, toda de negro, pelo blanco y recogido en un moño, pendientes negros de azabache, arrugada de haber vivido al aire libre, seguro que hasta podría haber trabajado de carbonera, no se decir la edad pero bien podría tener los 80. En un plato llevaba una tortilla, se acercó y me dijo: ” Toma fiu, traigobos ésta tortillina, vendela pa la caja de resistencia. Yo no puedo dar más, pero ficela pa vosotros, quiero contribuir, yo y el mi hombre sufrimos mucho con la Duro Felguera, ye muy mala, trabayar mucho y cobrar poco. Yera raro el mes que no había algún dia de güelga, había que luchar pol trabayu y pa cobrar da que preste”. Se me encogió el corazón, y aunque lo intenté, no conseguí que se llevase la tortilla. Me quedé pensando que cenaría la paisanina. Nunca he olvidado su testimonio, su lección. Pero por su mirada, fija en mis ojos, supe que nos creía, que sabía que ibamos en serio, que eramos herederos de ese algo que tiene la Cuenca y sus gentes, que lucharíamos de verdad.

Hoy los jóvenes de Duro, Alas, Venturo……….teneis que saber que si luchais de verdad en el presente, conseguireis un futuro que la generación precedente os ha vendido, y que Langreo, la Cuenca y sus gentes reconocerán de inmediato vuestra autentica lucha y que responderá como siempre lo hizo.

No se hay que engañar, un cambio de mentalidad, de todos, es necesario, pero también hay que obligar un cambio drástico de manera de hacer política, así como que el sector financiero arrime el hombro en vez de seguir sangrando a quienes trabajan y soportan todo el daño que nos infringen. Y exigir el compromiso de trabajo industrial impuesto y sellado durante más de cien años.

Hace poco ha habido una especie de debate, en http://elcomentario.tv/ , sobre un aspecto cultural en Langreo -la pinacoteca-. En Langreo hay más cultura, pero una cultura de jóvenes que expresa con rabia el ostracismo impuesto y el futuro negado y vendido. Considero desde hace tiempo que el himno que mejor lo refleja es la canción de Stoned Atmosphere, Patria sin sol. Pero ésta cultura incomoda y preocupa a esos políticos y sindicalistas, por eso no tiene lugar de privilegio.

Sólo un despido – Noviembre 2007

Desde el comienzo de esta nueva etapa del conflicto que Duro Felguera mantiene  desde hace años con los trabajadores de los talleres, hemos recibido numerosos apoyos por parte del pueblo de Langreo, vecinos, amigos, antiguos obreros de la empresa… son muchas las personas que nos han acompañado en nuestras últimas movilizaciones. Esto, lejos de ser una novedad, es ya una tradición entre los langreanos, costumbre que se ha repetido en todas las luchas que los obreros de “la fábrica” han mantenido con la patronal más hipócrita que ha conocido Asturias. Sirva de ejemplo el año 1931 cuando, con motivo de una huelga contra el despido de noventa obreros de Duro, Langreo tomó las calles para exigir a las autoridades justicia, o para imponérsela, según se mire.

En protesta por los despidos, los obreros habían ocupado la fábrica y mantenían encerrados a los directivos en sus despachos. Como preveían la llegada de la Guardia Civil y las tropas del ejército para el desalojo, cada turno preparó la defensa del recinto apostando obreros armados en los lugares estratégicos. El 23 de julio llegan por fin la Guardia Civil y fuerzas militares hasta las inmediaciones de la fábrica. “Se apagan de repente todas las luces. Las entradas a la fábrica semejan bocas de lobo. Dentro, tras las puertas y ventanas y sobre los paredones, acechan los obreros con el arma lista”. Miles de langreanos desbordaron a la Guardia Civil y se situaron a modo de infranqueable muro frente a la tropa. “¡La Guardia Civil y la tropa desalojarán la fábrica, cueste lo que cueste!”. El Gobernador envió desde Oviedo dos compañías de infantería con ametralladoras. Cuando llegan, cientos de mujeres interrumpen el desfile, aíslan a los soldados de los jefes y exigen a la tropa que haga causa común con los obreros en huelga. Los trabajadores se encaran con los directivos de la empresa, si las ametralladoras llegaban a disparar contra el pueblo o contra la fábrica, también ellos perderían la vida. El Gobernador opta por evitar el choque sangriento y ordena a las tropas que se retiren a lugar discreto. “…por fin, al cabo de seis días de lucha emocionante, de choque de fuerza contra fuerza, se llegó a un acuerdo directo entre la Empresa y el Sindicato. Los noventa obreros amenazados de despido quedaron en sus puestos. Se pagaron a todos los huelguistas los seis días de jornal y a los 18.000 mineros los tres días que perdieron por falta de energía eléctrica en los pozos. Ha triunfado ampliamente La Felguera”.

Más recientemente, en 1993, el despido de 232 compañeros volvió a movilizar a los langreanos que tomaron otra vez las calles para exigir justicia, para recordarle a Duro Felguera la responsabilidad que tiene con el pueblo que la vio nacer, con los obreros que la convirtieron en lo que es ahora, los mismos obreros de los que pretende desprenderse sin mirar atrás. Un pueblo que les dedica calles y parques, estatuas, premios… el mismo pueblo que ahora intentan abandonar, vendiendo bien caros los terrenos sobre los que se hicieron ricos.

150 años de difícil convivencia entre obreros y patronos, sería imposible resumir en este texto toda la solidaridad que la clase obrera langreana ha brindado a los trabajadores de Duro Felguera. Caminar por Langreo es un ir y venir de recuerdos gloriosos de la historia de Duro Felguera, nadie entiende este pueblo sin su “fábrica”, todos hemos vivido directa o indirectamente de ella, pero la realidad es que cada día somos menos los langreanos que trabajamos en ella.

El futuro se presenta complicado, no esconden sus intenciones, se van, definitivamente han elegido tirar por la calle del medio con todas las consecuencias. Debemos prepararnos, unirnos para afrontar tiempos difíciles otra vez, no podemos permitir que nos roben lo poco que nos queda.

Hace unos años, las cosas parecían muy diferentes, los talleres de Barros y Felguera Melt tenían trabajo en abundancia y toda una hornada de jóvenes langreanos se incorporaba a la empresa para sustituir a otra generación de obreros que ya habían dejado cuarenta años de sus vidas en los talleres. Tiempos felices sin duda, coches, casas, bodas, planes de futuro y trabajo, mucho trabajo que después resulto ser un engaño. Sólo unos pocos tuvimos la suerte de entrar fijos en la empresa, el resto, un montón de jóvenes metalúrgicos, cayeron de morros en la cruda realidad del resto de la clase obrera, jornadas interminables, sueldos de miseria, individualismo, división… ¿Quién no conoce a uno de estos jóvenes? Durante un tiempo parecía que todo el mundo trabajaba en la Duro pero hoy no, hoy todos damos por hecho que se van de Langreo y es nuestro deber remediarlo, sería dramático perder los escasos puestos de trabajo “digno” que nos quedan. Hoy, volvemos a tener a las fuerzas armadas en la Cuenca intentando imponernos la decisión de la empresa, como siempre, los empresarios junto a los políticos y la policía, y enfrente los obreros. Hoy el gobernador se llama Antonio Trevín, dice ser socialista y obrero, el 10 de Noviembre de 1993 invadió Langreo con 3000 antidisturbios cuando el taller de Barros estaba, otra vez, tomado por los obreros. Los tiempos cambian, pero no tanto. No consiguieron doblegarnos entonces y lo vuelven a intentar ahora que ya dan por cerrado Naval Gijón tras el reciente encarcelamiento y posterior liberación de dos sindicalistas. Está visto que no les tiembla la mano, a nosotros tampoco. Si nos ven débiles, desorientados, no dudarán en dar el carpetazo definitivo a una historia que les resulta incómoda.

Nos sorprende, la actitud de algunas personas que consideran que no se puede armar tanto revuelo por “sólo un despido”, por una sola persona. Esto, es lo mismo que decir que Duro Felguera es sólo una empresa, afirmación propia de aquellos que desconocen este pueblo, esta empresa y los 150 años de historia de amor-odio entre los obreros de la Cuenca del Nalón y Duro Felguera.

Este despido, por la forma en que se ha producido, nos ha devuelto por un tiempo historias de un pasado que creíamos olvidado, un pasado del que tenemos mucho que aprender si queremos plantar cara al expolio. No es sólo un despido, es la posibilidad de que muchas personas pierdan su trabajo, es también una cuestión de orgullo, una empresa que piensa que puede hacer lo que quiera, siempre bien apoyada por los poderes políticos del momento, aunque se llamen socialistas y obreros, aunque se vistan de seda.

Pero, ¿y si sólo fuese un despido?, sin circunstancias añadidas, ¿cambiaría algo la situación?, ¿sería diferente hablar de un obrero de la Duro Felguera a una del ALIMERKA?.

Posiblemente sí y eso nos entristece, la solidaridad entre aquellos que pertenecemos a la clase obrera no debería ser algo extraño, propio de tiempos pasados. Ver a cientos de personas movilizándose para exigir la readmisión de un sólo obrero es una de las cosas más dignas que hemos visto nunca, nos gustaría que el resto de obreros probasen el sabor de la lucha, que tomasen ejemplo, unidad, organización y solidaridad, pilares básicos de un movimiento obrero fuerte, capaz de responder a las agresiones de la patronal. Nos gustaría ver a las trabajadoras del ALIMERKA (y de todas las empresas donde no existe nada que se parezca a los derechos laborales) organizarse, reivindicar al menos una mejora en sus condiciones de explotación, una subida de sus insultantes sueldos. Parece difícil, pero no lo es tanto, y los beneficios de esta unión son incalculables.

¿Qué pasaría si en todas las empresas se afrontasen los despidos como en Duro Felguera?

Huelgas, manifestaciones, barricadas, sabotajes… Podríamos conseguir cualquier cosa que nos propusiésemos. Esta es nuestra mejor arma, se llama solidaridad y la vamos a necesitar, sólo es cuestión de tiempo.

VOLVEREMOS A TOMAR LAS CALLES

Panfleto anónimo – Noviembre 2007


El “cerebro” de Duro Felguera – Septiembre 2007

“Duro Felguera inicia la obra para levantar en Gijón la sede del «cerebro» del grupo”

Areces, Torres Inclán, Graciano Torre y la Alcaldesa de Gijón Paz Fernández Felgueroso en el acto de colocación de la primera piedra del edificio "inteligente" de Cabueñes.

Bajo este ostentoso titular, La Nueva España informaba el 13 de Septiembre del inicio de las obras en el Parque Tecnológico de Cabueñes, en Gijón, para construir la que será la sede del centro de ingeniería, I+D+I y calidad del Grupo Duro Felguera. Leemos también que, el próximo día 20, nuestro “ilustre” Presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, asistirá a la colocación simbólica de la que será la primera piedra del nuevo edificio en el que Duro va a invertir diez millones de euros.

Aprovechando la coyuntura, y como quien no quiere la cosa, LNE hace un repaso a la situación actual del grupo destacando que éste emplea a 1900 personas, de las cuáles un 58% son obreros, un 34% técnicos e ingenieros y un 4% de personal administrativo, no sin antes advertir que “la evolución de la plantilla de Duro camina hacia un mayor protagonismo de los empleados con alta formación profesional”, o lo que es lo mismo, que cada vez va a haber más cuello blanco y menos cuello azul, como ya se señalaba hace años en un reportaje de “El País”:

[En la actualidad, el personal de talleres, que supone cerca del 80% de la plantilla, genera sólo el 25% del negocio del grupo, mientras que el 75% de la facturación recae sobre el equipo técnico, que representa menos del 25% del personal, según datos de la sociedad. El objetivo es invertir esa estructura, “despacio y sin traumas”, de manera que Duro, al cabo de pocos años, sea una empresa predominantemente de “cuello blanco más que de cuello azul“, en expresión de un directivo de la compañía.].

Hoy, el porcentaje obrero se ha reducido más de un 20% y, como indica LNE, seguirá disminuyendo en un futuro que, a la vista de la situación actual de los talleres, se antoja no muy lejano. Parece ser que alguien, en la cúpula de Duro, se ha olvidado de aquel “despacio y sin traumas” pues todo indica que les corre prisa liquidar definitivamente los talleres de Barros, Lada y Gijón, dilapidando así una actividad industrial centenaria y básica para el futuro de Asturias. El miedo al tan cacareado “pinchazo” de la burbuja inmobiliaria les obliga a moverse rápidamente, retomando operaciones que, en su día, hubieron de ser aplazadas.

Por el momento, han vendido un terreno en Barros para la construcción del Centro de discapacitados, infraestructura que revalorizará el valor de los terrenos aledaños, por ejemplo, los que actualmente ocupa el taller de Construcciones Mecánicas. En Lada, la anunciada retirada de la subestación eléctrica da el pistoletazo de salida a la reordenación urbanística de esos terrenos, junto con los de Felguera Melt y los Talleres del Conde (parcela implicada en el escándalo de las comisiones bautizado como “caso Campelo” por el apellido del político socialista que protagonizó el fraude).Sin bajarnos del tren de la especulación, llegamos a la bahía de Gijón, paraíso de los promotores inmobiliarios, y nos encontramos a CCOO y UGT negociando el cierre de Naval Gijón, operación que incluso ha llevado a dos sindicalistas de CSI a la cárcel y pone en serio peligro la continuidad del “tallerón” de calderería pesada, que se quedaría solo frente al avance de la construcción de viviendas de lujo.

Si alguien duda aún de la importancia del negocio inmobiliario para Duro Felguera, debería preguntarse por qué el 20% de las acciones de la empresa están en manos de una promotora (Residencial Vegasol) o simplemente consultar las hemerotecas para, volviendo al reportaje de “El País”, comprobar que los malos resultados del año 2003 fueron achacados por la dirección de Duro Felguera “a la cancelación de la venta de unos terrenos en Langreo (Asturias), lo que ha obligado a hacer una retrocesión de plusvalías contabilizadas.

Esta última operación, que había sido cuantificada en seis millones de euros, no se da por perdida, y las negociaciones continúan con varios posibles compradores, en la confianza de lograr a corto plazo unos beneficios superiores a los previstos inicialmente por la enajenación de esos terrenos.”

Como ya habrán adivinado nuestros avezados lectores, esta operación cancelada es el “caso Campelo”, y, hoy por hoy, el negocio sería muy superior con la inclusión de la parcela de Felguera Melt en sus planes especulativos.

Por si esto fuera poco, en Barros, desde la llegada de la dirección actual, encabezada por José Luis García Arias, vicepresidente de Duro Felguera y Presidente del Grupo Melca, experto en pelotazos inmobiliarios, se ha producido un deterioro absoluto de las relaciones entre la empresa y los trabajadores que han derivado en el despido, el 16 de Agosto, de un trabajador del taller. Un despido que incluso la propia empresa reconoce como improcedente, lo que constituye una evidente declaración de guerra.

Para tratar este asunto, el comité de empresa de Barros reunió el día 14 a todos los comités de empresa del grupo, decidiendo convocar una huelga en todas las divisiones de Duro para responder a esta agresión, y, por eso, Duro Felguera, en una maniobra de anticipación, utiliza a la prensa para exponer sus intenciones y de paso, enviar un mensaje a los sindicatos en el que insiste en su intención de desmantelar los talleres. Duro quiere guerra y los sindicatos y los trabajadores lo tenemos claro desde hace tiempo, sin embargo, continuamos titubeando mientras los de arriba se frotan las manos con el tremendo negocio que se avecina.

El primer paso ya está dado, la primera piedra simbólica de la “nueva” Duro Felguera no es aquella que colocará Tini el día 20 en Cabueñes, sino el primer despido como antesala de lo que se les avecina a los trabajadores de Duro. Este despido, no es más que la punta del iceberg, una prueba con la que valorar la capacidad de respuesta y resistencia de quienes en el futuro habrán de ser despedidos. No pueden repetir los errores de los años noventa, traen bien aprendida la lección y podemos dar por seguro que el gabinete Sagardoy-Enterría, u otro cualquiera, habrá perfeccionado los métodos para hacerlos más eficientes.

Decía Maquiavelo, “consigliere” de la dirección actual de Duro Felguera, que hay tres clases de cerebros, “el primero discierne por sí; el segundo entiende lo que los otros disciernen, y el tercero no discierne ni entiende lo que los otros disciernen. El primero es excelente, el segundo bueno y el tercero inútil” , y entendemos que el “cerebro” de Duro Felguera tendrá que ser a la fuerza “excelente” , habida cuenta que le sobran las manos, los obreros, los que ahora tenemos que demostrar que somos capaces de pensar y actuar por nosotros mismos, sin intermediarios venidos de fuera, identificando a los enemigos incluso en nuestras propias filas, marcándonos un objetivo y peleando por él hasta el final, hasta la victoria.

En La Felguera a 15 de Septiembre de 2007

Higinio Carrocera Mortera
Secretario General Consejo Obrero de La Felguera
.

Ni un duro para la Duro – Febrero 2008

El PSOE financia el desmantelamiento de Duro Felguera

25.000.000 de euros, más de 4000 millones de pesetas procedentes del dinero público de los asturianos, han sido donados por el gobierno “socialista” del Principado para subvencionar el inminente desmantelamiento de Duro Felguera en Langreo. “Plan estratégico de investigación, desarrollo e innovación”, ese es el nombre que han elegido para dar vida a esta infamia que, coincidiendo con el antroxu, han pretendido disfrazar de inversión. No sólo eso, sino que además han tenido la desfachatez de hacer su particular desfile de carnaval en La Felguera, firmando este expolio en las oficinas del Centro de Proyectos e Ingeniería que Duro tiene en Valnalón, uno de los centros de trabajo que se mudarán a Gijón en el marco de este acuerdo. Más de cien empleos que se trasladarán al Centro de ingeniería, investigación, desarrollo, innovación y calidad, el “cerebro” de Duro Felguera,  del que Areces ya colocó la primera piedra el pasado mes de septiembre en el Parque Científico y Tecnológico de Gijón. Un centro que Duro pretende inaugurar a finales de este año y que será el emblema de la nueva Duro Felguera, una empresa sin obreros que ganará mucho dinero gracias a la financiación y subcontratación de proyectos que serán subastados al mejor postor. Un futuro en el que los trabajadores langreanos sólo cuentan para pagar con su dinero y sus escasos puestos de trabajo la fuga permitida y subvencionada de la empresa sobre la que se levantó este pueblo, (o el pueblo sobre el que se levantó la empresa). Un pueblo que ya ha pagado con creces los desmanes ecológicos y sociales de una patronal mezquina como ninguna que ahora pretende exprimirnos hasta el final, bien sea con las subvenciones de Areces, bien con la venta de sus numerosos terrenos al ayuntamiento de Langreo,  a nuestra “querida” alcaldesa Estherina, que asistía con cara de circunstancias a la firma de este acuerdo precisamente en La Felguera, cuando supone una puñalada política y empresarial a la clase trabajadora langreana. Visto así, podríamos pensar en la alcaldesa como una víctima más de este complot, pero nada más lejos de la realidad, puro teatro con fines mediáticos, el ayuntamiento de Langreo ya dejó bien claro en Noviembre de que lado está, mientras por delante prometía su apoyo a los trabajadores del taller de Barros en el conflicto con la empresa, por detrás entregaba 130 millones de pesetas a Duro por un terreno en Barros cuyo precio objetivo es mucho menor.

El PSOE y Duro Felguera entienden que aún no han sacado suficiente rendimiento a los trabajadores y, visto que ya no  se los necesita como mano de obra, pretende explotarles como contribuyentes, llenando los bolsillos empresariales con subvenciones y pelotazos urbanísticos como el que planea sobre Felguera Melt y los Talleres del Conde.

Hace unos meses, en medio del conflicto de Barros, Duro declaraba que las movilizaciones de los trabajadores hacían “un flaco favor a la comarca de cara a la creación de puestos de trabajo», hoy podemos ver que es lo que ellos entienden  por “favores”, los que la clase política les ha hecho durante ese “SIGLO Y MEDIO CONTRIBUYENDO AL DESARROLLO INDUSTRIAL”, cínica forma de referirse a 150 AÑOS DE EXPLOTACION OBRERA Y DESTRUCCION DE NUESTRO MEDIO AMBIENTE. Que no nos tomen el pelo…

NI UN DURO PARA EL DESMANTELAMIENTO DE LA DURO

NOSOTROS SOMOS DURO FELGUERA

Panfleto anónimo repartido en la entrega de los premios Marino Gutierrez Suárez –  Febrero 2008.